10 Razones para NO Quitar las CUTÍCULAS

Hoy vamos a intentar convenceros con 10 razones para que nunca más volváis a quitaros las cutículas, cambiéis ese hábito, si es que lo tenéis y saber por qué debéis hacerlo.

NO quitar las cutículas
NO quitar las cutículas

1 Las uñas nacen más fuertes y sanas

No os vamos a dar ninguna lección de anatomía, para eso tenéis la wikipedia, pero si os vamos a decir que las cutículas son una de las partes que protegen nuestro cuerpo, exactamente nuestras manos, que son las partes con mayor cantidad de virus y bacterias (¡incluso los que se las lavan y desinfectan continuamente!)

Para que os hagáis una idea, imaginaos que las bacterias, virus y hongos necesitan un espacio para entrar a nuestro cuerpo, pues bien, si quitamos las cutículas se convierten en auténticas autovías de entrada de enfermedades, aunque no exista ninguna herida por la zona. Y puesto que cortáis las cutículas, estáis dispuestos a contraer enfermedades y a dejar tus uñas mucho más débiles.

Ésta debilidad de la uña se produce porque la matriz se encuentra dañada por tantos recortes y, cada vez, se debilita más, dejando las uñas frágiles y quebradizas.

2 Los tratamientos de esmalte son mucho más rápidos

Cómo ya no tenemos que retirarnos las cutículas, conseguimos que al realizarnos los tratamientos de esmalte se realizan más fácilmente, y por consiguiente, de forma más rápida.

3 El acabado de la manicura es impecable

Puesto que nada fue cortado ni dañado, el acabado es impecable, sin ningún tipo de “desviación” o con la piel enrojecida. A medida que el contorno de la cutícula se mantiene, se queda un esmaltado natural sobre la cutícula que deja pinta uñas más bonito si cabe.

4 La cutícula se mantiene delgada y suave … ¡y es para siempre!

Una de las cosas que menos nos gustan y más nos quejamos de las cutículas es cuando están más gruesas. Siempre hemos escuchado a personas o conocidos quejándose del grosor. Somos muy incrédulos hasta que vemos que la “magia” ocurre en nosotros mismos. Las cutículas son gruesas debido a que el cuerpo le dice a la piel que necesita regenerar la región, ya que no es más que un golpe o una herida y tiene que crecer de nuevo para protegernos en su papel de barrera protectora. Mucha gente dicen, y es cierto, que cuanto más se quitan las cutículas, más les crecen.

Cutículas finas en manos de bebés
Cutículas finas en manos de bebés

Siempre nos gusta dar un ejemplo perfecto, práctico y sencillo: si vemos las cutículas de un bebé o alguien que nunca se las ha quitado, podemos comprobar que son finas; en cambio, si siempre hemos tenido la costumbre de utilizar pinzas, tendremos las cutículas muy gruesas. Así que no pensemos que de un día para otro se volverán finas, se necesita tiempo hasta que la piel se regenera por completo y entiende que ya no hay necesidad de “crecer” allí. Y aquí es donde la hidratación es muy importante. Así que debemos aprender a cuidarnos las cutículas, ya que es IMPORTANTÍSIMO para conseguirlas perfectas.

5 Los padrastros desaparecen

Ahhh, eso era otra cosa que solemos odiar: ¡los padrastros de las narices! Sobre todo ahora en invierno la piel empieza a volverse más seca y vuelven a aparecer los dichosos padrastros o pellejillos molestos que hay que quitarlos. Ya sabéis lo que duelen.

Además, los padrastros, son un signo de que la piel se está regenerando y resecando, así que si dejamos de cortarnos las cutículas estos desagradables pellejos dejarán de aparecer.

6 Las manicuras duran más tiempo

Manicura más rápidas al dejar las cutículas
Manicura más rápidas al dejar las cutículas

Las mujeres siempre nos pega un bajón cuando vemos que pasados unos pocos días después de habernos realizado la manicura en un salón de belleza, comprobamos que el esmalte empieza a descamarse, las cutículas se resecan y empiezan a crecer de nuevo. ¿¿¿Por qué??? Ya hemos leído que la piel se regenera cuando se ha herido, perfecto. Entonces si retiramos las cutículas, la manicura en lugar de durar más tiempo, va a deteriorar su aspecto porque al crecer ya no tendrá la forma original.

Lo mejor es que lo probemos en nosotros mismos, si dejamos de quitarnos las cutículas, al cabo de un tiempo vemos que el tiempo en el que transcurre entre una manicura y otra aumenta paulatínamente, acabando además con un aspecto delicioso.

7 Previene enfermedades infecciosas

Siempre se ha tenido miedo de usar herramientas para la manicura de otras personas. Por ley, todos los establecimientos deben esterilizar los materiales antes de usarlos con cada cliente… pero, ¿y si no lo hacen?

Imagínate que vas un día a tu salón de belleza y al salir de allí tienes un hongo o una enfermedad de cualquier tipo. ¡¡Sólo imagínate salir de allí con una hepatitis o una micosis!! Si no tenemos las cutículas retiradas evitamos que cualquier virus y hongo entre por a través de ellas. No se debe jugar con la salud de las personas.

8 Desaparecen los hoyuelos y las manchas blancas de las uñas

Esta es otra razón muy interesante. Sabemos que puede significar cualquier deficiencia de vitaminas en el cuerpo, pero solo algunos casos, la gran mayoría son por golpes o errar al cortar las cutículas, es decir, que las manchas blancas nos las provocamos nosotros mismos. Sólo con iniciar el tratamiento de las cutículas nuestras uñas acabarán sin ninguna mancha y lisas.

9 El mantenimiento de la manicura se hace más fácilmente

La manicura dura más tiempo si NO te quitas las cutículas
La manicura dura más tiempo si NO te quitas las cutículas

Todos nos cansamos en algún momento de nuestra vida de tener que realizar un cuidado continuo de las cutículas: suavizar, cortar, etc, etc… después de dejar de cortar las cutículas, todo se hizo mucho más fácil.

Hacernos las uñas no nos suponen más de 15 a 20 minutos como mucho, ya que después de usar el quitaesmalte pasamos el protector y podemos pintarnos las uñas fácilmente. ¡Casi podemos hacerlo todos los días si queremos!

10 ¡Los manicuristas profesionales se lo agradecerán!

Cuando su manicurista no le quita las cutículas no es menos profesional, no son operarios de alicates :D. Son expertos en color, tendencias y estilos, eso es lo que deben hacer los manicuristas. Deben hacer que los clientes salgan satisfechos y con unos hábitos mejores tanto en la vida como en la salud de las manos.

Si un cliente empieza a no quitarse las cutículas y se las hidrata, puede visitar al profesional más a menudo para cambiar de color. La visitas será mucho más rápida y se puede volver en una costumbre.

Hemos puesto 10 razones para cambiar este hábito, pero existen muchas más, sólo os pedimos que probéis a dejaros de quitar las cutículas durante un tiempo para que comprobéis los grandísimos beneficios que obtendréis con ello.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Uso de cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies