Como mantener una casa ordenada

0

Nuestro hogar es nuestro templo. A veces no sucede que por cuestiones de trabajo o compromisos, pasamos muchas horas lejos de nuestra casa y cuando llegamos resulta un caos. Debatirse entre ordenar o descansar, ya no debe ser un problema, porque hoy te traemos los mejores consejos para ordenar y mantener tu hogar de una manera fácil y rápida. Sigue leyendo.

La tareas que menos te gustan hazlas primero

Si no te gusta limpiar, empieza por lo que más te cueste. Así, una vez la tengas lista, el resto se hará más llevadero o te costará menos retomarlo en otro momento. Y mientras limpias, ve ordenando. Lleva cada cosa a su lugar, no vuelvas a dejarlo en la mesa o repisa donde estaba si no es su sitio. Ese recolocar será más fácil si poco a poco te acostumbras, por ejemplo, a guardar a diario cada papel en su sitio en lugar de dejarlo sobre la mesa. O a devolver las cosas al cajón o el estante de donde las has sacado en lugar de dejarlas en el primer sitio que te queda a mano.

De arriba abajo y de izquierda a derecha

Otro truco para agilizar y facilitar la limpieza del hogar es hacerlo de arriba a abajo. Eso vale tanto para quitar el polvo (de esa manera el que caiga no tendrás que volver a repasarlo) como para ordenar estantes o armarios, o si la casa tiene más de una planta. Si comienzas por arriba es más fácil que acabes completando la limpieza que si has de subir a las estancias superiores cuando ya estás cansado de limpiar las de abajo.

Last updated on 15 junio, 2021 6:37

Basta de ropa tirada

Si buscas que tu casa esté limpia y recogida di adiós a las montañas de ropa (o la presencia continua del tendedero en medio del salón o del estudio). No sólo afean y dan aspecto de sucio, es que antes o después hay que recogerlas. Y cuanto más tiempo haya pasado más se habrán arrugado o incluso manchado las prendas. Por ello, el truco más práctico es lavar, secar y guardar de nuevo la ropa prácticamente de tirón.

Ventilar cada día

Un aspecto fundamental a la hora de limpiar la casa (y de que “huela a limpio”) es ventilarla con regularidad. El dormitorio puedes hacerlo a diario mientras haces la cama. Y el resto de estancias, mientras te duchas, recoges, desayunas o limpias. Bastan diez minutos para renovar el aire de una habitación y que la casa huela siempre a limpio.

Lavar los platos al momento

No hay nada más desolador y que provoque más sensación de desorden y suciedad en la casa que entrar en la cocina y ver el fregadero lleno de sartenes, platos y cacerolas sucias, con restos de comida. Si antes o después vas a tener que fregarlos, hazlo tras cada comida y no dejes que se apilen ni esperes a necesitar algo de la vajilla para ponerte a limpiarlo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here