La obesidad mórbida y sus tratamientos

La obesidad es un problema cada vez más creciente en nuestra sociedad, ya que el ritmo de vida sedentario se ha convertido en parte de la rutina habitual. Si a esto le añadimos el estrés del día a día y la falta de tiempo, entre transporte y trabajo, no es de extrañar que cada vez más los hábitos alimenticios se basen en congelados o precocinados. Así como el deporte, que queda relegado a un segundo lugar para los días de ocio.

No olvidemos que la obesidad es un problema de salud. Que tener unas rutinas y hábitos sanos y un estado físico idóneo va mucho más allá de los prototipos de belleza. No se trata de medidas, se trata de tener un estado físico saludable.

Por eso, cuando hablamos de obesidad mórbida hay que ponerle solución con alternativas más allá de una simple dieta.

operacion de bypass gastrico

¿Qué se considera obesidad mórbida?

Se considera obesidad mórbida aquellas personas que superan los 50 kilogramos el peso recomendado o un IMC (Índice de Masa Corporal) superior a 40.

¿Qué tratamientos podemos encontrar para la obesidad mórbida?

Uno de los tratamientos más efectivos para combatir la obesidad mórbida es el bypass gástrico.

Los expertos de las Clínicas Doctor Life explican en qué consiste esta operación:

El objetivo de este procedimiento es reducir al máximo la capacidad del estómago y conseguir que la ingesta de alimentos vaya directamente desde este nuevo estómago hasta el final del intestino. El paciente sentirá una mayor saciedad con un menor consumo de comida.

Esta cirugía bariátrica se considera una técnica malabsortiva:

• Reducción de la capacidad y el tamaño del estómago.
• Eliminación de la absorción de gran parte de nutrientes.

Esta operación se realiza con anestesia general y tiene una duración de unas tres horas. Se necesitarán entre 2 y 4 días de ingreso hospitalario y durante todo el proceso de recuperación el paciente estará acompañado por la clínica.

¿Qué beneficios tiene este tratamiento?

Un beneficio clave es que el paciente que realiza esta operación de bypass gástrico no tiene que hacer el esfuerzo psicológico y emocional de contenerse a la hora de comer. Es decir, el paciente tiene ya la sensación de saciedad porque su estómago requiere mucha menos comida. Porque uno de los grandes problemas para adelgazar es la ansiedad que produce estar pasando hambre a todas horas. De esta forma, es mucho más sencillo desde un nivel mental y físico.

En tres semanas la recuperación de la operación se habrá terminado y el paciente podrá volver a su rutina habitual con una necesidad de ingesta de comida muy inferior a habitual.

Por esto, el bypass gástrico es una operación recomendable, ya que ayuda al paciente, desde el primer momento, a llevar a cabo la ingesta necesaria de comida y no más. Sin tener que recurrir a comer grandes cantidades de alimentos y alcanzando el objetivo final de este procedimiento: recuperar el peso ideal del paciente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here