Hierbas y Flores para tu Belleza

Hierbas y flores suelen estar presentes en la composición de muchos productos de belleza, pero generalmente bajo procesos químicos que alteran algunas de sus propiedades más deseadas. Sin embargo, desde nuestra casa y utilizando materias primas que podremos conseguir fácilmente, como flores, hierbas y frutos, tenemos la posibilidad de fabricar esa loción o crema de belleza que nuestra piel está reclamando. La naturaleza nos ofrece la oportunidad de fabricar nuestra propia cosmética, adaptada así a nuestro tipo de piel y combatir nuestros pequeños problemas e imperfecciones. Por ejemplo, un remedio natural para las manos agrietadas se puede obtener tan sólo con aceite de almendras y manteca de cacao. Mezclando los dos ingredientes a partes iguales, calentándolos en un bol al baño maría y después dejando refrigerar la mezcla, obtendríamos una barata y natural crema de manos casera.

Las flores y las hierbas se han venido utilizando desde antiguo en infusiones y preparados para curar y aliviar enfermedades. Su uso actual en cosméticos y productos de belleza deriva de toda una historia de experiencias y beneficios relacionados con la salud. Sabido es que gran cantidad de productos de belleza contienen hoy día aloe vera, cuyas propiedades incluyen beneficios para pieles resecas o incluso con quemaduras. Las posibilidades del aloe vera en belleza son muchas y cada vez más reconocidas por usuarios y profesionales, pero otras flores y hierbas no se quedan atrás.

La caléndula no sólo es una flor hermosa, de un espectacular color anaranjado. En el ámbito de los productos de belleza, es utilizada por los beneficios que origina en el cabello, utilizándose también en infusión para aclarar en pelo rubio. La infusión de caléndula también nos servirá para limpiar la piel de impurezas. Además, un colirio realizado a partir de infusión de caléndula con el que empaparemos un par de discos de algodón, servirá para aliviar tus párpados cansados y devolver a tu mirada toda su frescura. Como vemos, hierbas y flores pueden ser nuestras aliadas en belleza si sabemos cómo utilizarlas.

Dentro de las hierbas y flores que cuidan de nuestra belleza, el laurel tiene una especial importancia para aquellos que viven entre los malos humos de las grandes ciudades. Una infusión de laurel no sólo sirve para multitud de achaques, sino que diluida en la bañera causará un efecto beneficioso en personas cansadas y con dolores musculares propios del estrés y el día a día.

Nada mejor que acabar el día, o empezar la noche, con un reparador baño de laurel. Para ello deberemos hervir en un litro y medio de agua dos o tres puñados colmados de laurel fresco o seco. Después de que el agua haya tomado la esencia del laurel, se dejará entibiar y se podrá añadir al agua de la bañera. Y llegó la hora de disfrutar y relajarse.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.