El sol en el embarazo

La piel de las embarazadas sufre algunos cambios fisiológicos relacionados con las variaciones hormonales propias de la gestación, pero empeoran con la exposición solar.

La hiperpigmentación (oscurecimiento de la piel) generalizada o localizada es uno de los cambios que se encuentran con más frecuencia, sobre todo en las mujeres de piel más oscura. Es muy frecuente en la panza, en forma de línea recta entre el pubis y el ombligo, como así también la aparición de melasma, cloasma o mascara del embarazo, se trata de manchas pardas y desparejas que se encuentran en las sienes, la frente y el centro de la cara.

Para evitar estos fenómenos y reducir los efectos después del parto, lo ideal es el uso de protectores solares y ropa adecuada, sumado a una buena hidratación de la piel y la ingesta de al menos dos litros de agua por dia.

El uso correcto del protector solar

Aplicarlo 20 minutos antes de cada exposición, en una cantidad abundante y esparcirlo bien en todo el cuerpo.

Repetir la aplicación cada dos horas y luego de la inmersión en el agua.

No sirve proteger solo un lunar o mancha, se debe esparcir en toda la piel.

No aplicar protectores de menor factor cuando la piel ya ha tomado color, el daño es acumulativo.

Verificar la fecha de vencimiento indicada en el envase.

Cuidar los envases, no dejarlos abiertos ni expuestos a altas temperaturas.

Trucos de Belleza Belleza para Mujeres Adelgazar Maquillaje Depilación

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.