Vinoterapia 5ª parte

La primera fase consiste en realizar una exfoliación corporal con uvas. Tanto la cascara como la semilla eliminan las células muertas de la piel, al tiempo que la pulpa la nutre y humecta. Este primer proceso dura de 20 a 25 minutos.

El segundo paso se realiza en el pozo de vinoterapia, una especie de tina o cubas de cedro, donde la persona permanece sumergida en vino tinto durante 20 a 30 minutos, dependiendo de la condición de su organismo, la piel y la circulación. Para finalizar, se realiza un masaje de relajación con aceite esencial de semilla de uva. El proceso completo dura una hora. Asimismo, se practican masajes exfoliantes de Cabernet Sauvignon, masajes corporales de uva Merlot para relajar músculos y eliminar el estrés o drenajes linfáticos de aceite de pepita de uva.

Tratamiento casero

Para disfrutar de un spa en casa, se aconseja realizar el siguiente tratamiento, que ayuda a humectar y a eliminar las toxinas. Simplemente, al baño de inmersión, añadir cuatro tazas de vino tinto y una taza de miel. Revolver suavemente con la mano y sumergirse durante media hora. Los resultados son inmediatos.

Las ventajas de consumir vino

Consumir vino de una manera moderada (entre dos y tres copas diarias de uno bueno), incrementa la salud y la longevidad. También eleva el colesterol bueno y disminuye el malo. Asimismo, reduce las plaquetas y la presión arterial, incrementa el fluido de sangre a las coronarias, disminuye el nivel de insulina y aumenta los niveles de estrógeno, mejora la circulación de sangre en el cerebro, protegiendo así la formación de aneurismas.
El vino resulta tonificante, relajante y combate el estrés. También posee acción antiespasmódica, antibacteriana y un efecto antihistamínico.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.