Cómo estar radiante durante el invierno

Cómo estar radiante durante el invierno

En muchas ocasiones tenemos la sensación que durante el invierno no será tan necesario seguir una rutina de belleza para proteger nuestra piel, cabello y aspecto personal, nada más lejos de la realidad. El día de hoy te brindaremos algunos consejos para que puedas pasar el invierno de manera radiante.

Limpiar el rostro correctamente

Los expertos en la materia recomiendan limpiar el rostro dos veces al día. Se deberá levar adelante una correcta limpieza de cutis, una vez al levantarnos y otras antes de irnos a dormir. Así se podrá eliminar el exceso de grasa que se acumula mientras se duerme. Por la noche se busca eliminar todas las impurezas que se van acumulando durante todo el día al llegar a casa. Lo ideal es emplear un agua desmaquillante que ayuda a limpiar, calmar y regenerar.

Exfoliar la piel

Con la llegada de las bajas temperaturas la piel del cuerpo y, especialmente la del rostro, se vuelve más sensible y llega a escamarse con mucha facilidad. Esto no quiere decir que no haya que exfoliarse, al contrario, lo ideal es seguir haciéndolo al menos dos veces a la semana.

Cuidar los labios y las manos

No debemos olvidarnos de cuidar nuestros labios y nuestras manos. Ambas zonas se encuentran muy expuestas en la época del invierno sufriendo mucho durante en esta época al estar en contacto directo con los cambios bruscos de temperatura, el viento, etc. se podrá colaborar con el bienestar de las manos usando guantes, así las manos no sufrirán las consecuencias del invierno.

Hidratar la piel en profundidad

En la época del año los cambios de temperatura son frecuentes, lo que genera que la piel se vuelva más y más seca. Por esa razón es importante hidratarse correctamente, este será un facto clave para conseguir que la piel luzca perfecta. Se deberán emplear mascaras y cremas hidratantes adecuadas para cada tipo de piel.

Limitar el uso del agua que esté demasiado caliente

Cuando vayas a ducharte lo ideal es emplear agua tibia para no incrementar la deshidratación de la piel. Es necesario que se eviten los cambios bruscos de temperatura, por eso no se tiene que abusar de la calefacción.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.