Aceites de motor: tipos y aplicación

El aceite de motor es un fluido técnico utilizado para lubricar los sistemas de los motores de los automóviles. Sus principales propósitos son la reducción de la fricción entre las partes móviles metálicas y la limpieza de las mismas, protegiéndolas de la corrosión. Además de aceites de base, el aceite de motor contiene otros aditivos y detergentes, dispersantes, sustancias para mejorar el grado de viscosidad, inhibidores de corrosión y de oxidación.

aceite para coches

Existen varias clasificaciones de los aceites, basándose en sus características viscosas, probadas a diferentes temperaturas, por ejemplo: la API (American Petroleum Institute), SAE (Society of Automotive Engineers) y ACEA (European Automobile manufacturers Association). Según la clasificación SAE, todos los aceites de motor se dividen en aceites de verano, aceites para todas las estaciones y aceites de invierno.

La clasificación SAE presupone un sistema de código numérico. Por ejemplo, un determinado aceite de motor puede ir marcado con la leyenda SAE 10W40, en la que W significa invierno y el número que se encuentra delante indica el flujo de aceite a -17.8 ° c (cuanto más bajo es este número, menos espesará el aceite en frío), el número después de la letra W quiere decir la rapidez con la que el aceite perderá su consistencia a una temperatura más alta. Por lo tanto, se recomienda el aceite de motor 10W40 para un rango de temperaturas entre -25 y +40 ° c.

La clasificación API indica los estándares mínimos de rendimiento para los aceites, en los cuales, las categorías de operación SJ, SL, SM y SN, CK-4 y FA-4 son las más recientes. Según esta clasificación, el grupo S es para los motores a gasolina, C y F para los motores diésel.

La clasificación ACEA distingue entre 3 grupos de aceites de motor:

  • A/B – para motores diésel y a gasolina;
  • C – para motores que lleven catalizadores o filtros de partículas;
  • E – para los motores diésel de trabajo pesado.

Por otra parte, los aceites de motor se diferencian por su composición. Así, normalmente existen aceites minerales, sintéticos (totalmente sintéticos) y semi-sintéticos. Pueden estar hechos a base de petróleo crudo refinado o de compuestos poliméricos. Los aceites sintéticos se fabrican siguiendo un proceso cuidadosamente controlado, para que puedan satisfacer unas características específicas, proporcionando una mejor lubricación, una limpieza mejorada, un aumento de la estabilidad y el potencial necesario para mejorar la economía del combustible.

Compra todo lo que necesitas para tu coche en la tienda online www.repuestoscoches24.es.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.